Aprobado el impuesto para usar baños públicos

Impuesto para usar baños públicos

Un baño público es una edificación pequeña con uno o más inodoros para uso del público en general, de los clientes o empleados.

A diario, millones de personas hacen uso de los baños públicos en bares, restaurantes, universidades, empresas o lugares de ocio en todo el mundo.

Por ello, es fundamental que cumplan con las normas de seguridad e higiene y con la accesibilidad que demandan las personas con movilidad reducida.

Por lo general, estos servicios suelen estar separados en las instalaciones por sexo, es decir, para hombres y para mujeres.

Lo más recomendable es contar con un recinto único para ambos sexos que incluya un acceso independiente, tanto para mujeres como para hombres, de forma que pueda ser usado fácilmente por personas con discapacidad que necesiten asistencia en el baño.

Estos espacios, que a veces nos parecen “exclusivos”, deberían estar siempre a disposición de las personas que necesiten usarlos.

 

¿De que trata el nuevo impuesto?

 

Para el año 2020 entrará en vigencia un impuesto aprobado por el Gobierno, el cual hacer referencia a que toda persona sin exclusión alguna, que utilice un baño en cualquier edificación o evento público, debe pagar un impuesto por cada vez que utilice dicho baño, el cual tendrá el precio de un euro.

Esto es con el fin de recaudar dinero, el lema  es ‘’si todos cagamos mucho, recaudaremos mucho dinero’’

Este dinero recaudado por el gobierno parte de ello irá destinado a las mejoras de los baños públicos para así mejorar la calidad del servicio.

 

¿Cómo deben ser?

La sociedad cada vez es más consciente de la importancia y de la eliminación de las barreras arquitectónicas para mejorar el movimiento de cualquier persona que desee usarlo.

Por ello los baños públicos han de ser amplios, con el fin de que puedan ser utilizados por personas en silla de ruedas, con carrito de bebé o con cualquier otro problema de movilidad. Para conseguirlo, lo más importante no es que el espacio sea grande, sino que esté bien organizado.

Un baño público perfecto

Para crear un baño público perfecto y de calidad no es necesario gastar demasiado dinero, y como la primera impresión al entrar es lo más importante y la que cuenta, se debe cuidar hasta el más mínimo detalle y esto ayudará a que los clientes tengan  una buena opinión.

Cuanto más agradable sea el sitio, más personas querrán hacer uso del servicio y por ende pagarán más impuestos y el gobierno conseguirá más beneficios.

[ads_post_related]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ads_post_bottom]