Las noticias que está protagonizando TikTok en las últimas semanas y toda la polémica que se ha registrado relacionada con la plataforma de vídeos está empezando a tener una mayor influencia de la prevista. Por servirnos de un ejemplo, un despacho de abogados, Ropes & Gray, ha anunciado la prohibición de la aplicación entre sus empleados, tanto abogados como cualquier miembro del equipo, que puede incluir desde las personas de segregaría hasta quienes se encargan de la limpieza de las oficinas.

La prohibición se aplica hasta tal punto de impedir que la aplicación esté instalada en los móviles que se empleen en el edificio, si bien se hace singular hincapié en que no ha de estar instalada en ningún teléfono en el que se reciban correos relacionados con la compañía.

La bóveda directiva de la firma de abogados ha tomado esta resolución, conforme han comentado, debido a que ciertos de sus clientes del servicio habían manifestado su preocupación sobre ello.

Posiblemente sea cierto o bien que el bufete sencillamente haya buscado una justificación que resulta plenamente loable en lo que se refiere a tomar la resolución (por el hecho de que en un negocio como ese, el cliente del servicio siempre y en todo momento ha de estar sosegado y cuidado). Probablemente, eso sí, la resolución que han tomado vaya a tener influencia entre otros muchos bufetes que se dedican al mismo trabajo, en tanto que no va a tardar en extenderse el pavor entre los clientes del servicio y, ahora sí, va a haber multitud de solicitudes a fin de que se realice esta prohibición.

Para TikTok es solo otro golpe en su armadura, la que cada vez se halla más contusionada. La compañía ha encontrado en Donald Trump su peor oponente y las declaraciones y resoluciones de este les están empujando poco a poco más cara la obscuridad. Mas la meta, como ya hemos comentado en otros casos, es que sencillamente TikTok acabe vendiendo a una compañía americana a fin de que USA no se deba proseguir preocupando sobre si China les espía a través de la aplicación.

Otros ejemplos recientes en despachos de abogados que se han producido en tiempos recientes incluyen la resolución de Mishcon de Reya, que determinó que ninguno de sus empleados podría llegar a usar Zoom para hacer videoconferencias a menos que fuera el propio usuario el que lo hubiese pedido. Y previamente la firma Clifford Chance decidió que sus abogados no podrían usar las impresoras de casa para imprimir documentos, sino lo deberían hacer obligatoriamente en la oficina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *